MENSAJE RECTORÍA

A estudiantes, padres, madres y apoderados:

Saludo a todos y todas, en nombre de los Padres Barnabitas, Equipo Directivo, Docentes y Asistentes de la Educación de nuestro Colegio Seminario Conciliar.

 Es en el contexto de amenaza a la salud pública que vive la comunidad nacional e internacional, que me permito compartir con ustedes las siguientes notas:

1. Una vez más, la realidad se impone ante todos,  recordándonos que somos seres frágiles, y que dependemos unos de otros, tanto para alcanzar nuestros propósitos personales, como para conseguir el bienestar general y colectivo. Y, lamentablemente esta consciencia no siempre es clara. Ante esto, les recuerdo que nuestro Proyecto Educativo enumera entre nuestras metas educativas la apertura a los demás. La cual consiste en la importancia de convivir con los demás con responsabilidad y sentido de solidaridad.

2. Les informo que la dirección, una vez suspendidas las actividades presenciales, inmediatamente reunió al equipo directivo, y ofreció los lineamientos para preparar las acciones destinadas a cuidar la salud de los miembros de la comunidad educativa, organizar la continuidad del proceso de enseñanza y aprendizaje, y otras tareas propias de la gestión institucional. Todos estos aspectos han requerido un tiempo de preparación, pero cuidadosamente comenzamos a implementar las acciones previstas. Aprovecho este punto para agradecer el trabajo del equipo de gestión curricular, y el empeño de los docentes que en estos días han trabajado adecuando sus planificaciones para gestionar la enseñanza en un contexto excepcional a través de herramientas no contempladas hace un par de semanas atrás. Esto mismo es un esfuerzo no menor, el cual es ampliamente valorable. Es debido a este arduo trabajo que ya la próxima semana podremos reanudar las actividades de enseñanza y aprendizaje bajo modalidad online. 

3. Ahora, corresponde que estudiantes y familias hagan su irremplazable contribución. Los y las estudiantes son  protagonistas de sus aprendizajes. Esta consigna será puesta a prueba como nunca antes, considerando las circunstancias extraordinarias que les toca vivir a esta generación de escolares. Esperamos, que cada madre, padre y/o apoderado se comprometa también en supervisar y apoyar a que su hijo o hija destine el tiempo necesario y trabaje con responsabilidad para afrontar sus compromisos escolares, y así retomar el proceso de aprendizaje.

4. Por último, hago presente la declaración de los Obispos de Chile: Nuestra esperanza firme en el Señor. La invitación es a dar testimonio de nuestra esperanza, y a orar por la salud de los enfermos, las intenciones y necesidades de los trabajadores de la salud. 

      Atentamente,

El Rector.